top of page
  • Foto del escritorEquipo eReform Consulting

El problema de los trámites es de origen, la falta de actualización y calidad regulatoria

Cuando una administración te invita a participar en el proceso de implementación de su Registro de Trámites y Servicios o en el proceso de mejora de todos o una parte de éstos, en la gran mayoría de casos, cuando comienzas a analizar los trámites y el marco jurídico te das cuenta de que el principal problema es de origen. Es la falta de actualización y de calidad de la regulación vigente. Es común encontrar algunas de estas situaciones:

  1. La regulación lleva muchos años sin actualizarse. Lo que resulta en una legislación que ya no es acorde con la situación actual de la materia que pretende regular. Los negocios o las construcciones no se llevan a cabo igual que hace 20 años. En el mejor los casos, lo que hacen las administraciones es aplicar los trámites fuera de lo que establece su marco jurídico. Aunque esto tiene varias implicaciones, por un lado, permitir la discrecionalidad de los funcionarios y, por otro, que se estén emitiendo resoluciones fuera del marco legal. Que ante una inconformidad o demanda termina ganado siempre el particular.

  2. La administración pública no sabe qué es y qué no es vigente. La calidad del archivo y los cambios de administración generan lagunas que hacen que las administraciones pierdan el hilo lo que qué esta vigente. Incluso, no tienen el dato exacto de la cantidad de regulación que deberían aplicar o ya no.

  3. La mayoría de esta regulación antigua es de baja calidad. La mayoría de esta regulación carece de elementos tan básicos e importantes como quiénes son las autoridades responsables, los requisitos, los tiempos de respuesta, las prevenciones, la forma y el medio de presentación, los criterios de resolución, entre otros. Estos elementos hoy son obligatorios para integrar el Registro de Trámites y Servicios, de acuerdo con la Ley General en Materia de Mejora Regulatoria, vigente y aplicable a todo el país a partir del 2018.

  4. Todavía hoy podemos encontrar municipios que no cuentan con un marco regulatorio mínimo que regule aspectos tan importantes de la vida municipal como las construcciones, el otorgamiento de licencias o permisos para el desarrollo de las actividades productivas o simplemente un plan de desarrollo urbano. Por increíble que parezca, nos hemos llegado a topar con municipios que incluso utilizan la regulación de otro municipio para emitir sus resoluciones. No es lo mejor, pero al menos, deberían cambiarle los títulos y pasar dicho Reglamento por aprobación de su Cabildo.

  5. Otro gran problema, es la fragmentación o dispersión de la regulación. Se crean cualquier cantidad de reglamentos para regular materias afines. Entonces encontramos reglamentos de tortillerías, de carnicerías, de proveedores de servicios turísticos, de molinos, entre otros, en lugar de tener un sólo reglamento para regular todas las actividades comerciales, industriales y de servicios. Lo que esto ocasiona es confusión, duplicación de funciones y actividades y, en algunos casos, hasta la captura regulatoria por parte de cierto grupo o persona que busca proteger de competencia su negocio.

  6. La ausencia de repositorios electrónicos actualizados que, a través de la página del municipio, permitan informar de la cantidad, calidad, cambios, nuevas incorporaciones y eliminación de regulación. En muchos casos, por la Ley de Transparencia y Acceso a la información, se tienen información en las páginas de internet de los municipios respecto de la regulación, pero ésta, o es incompleta o no se encuentra actualizada o ambas cosas.


Lo anterior, es resultado del trabajo inercial de la mayoría de las administraciones, principalmente municipales. Solo cuando se presentan problemas que tienen impacto social o político se llevan a cabo cambios regulatorios. De lo contrario, continúan aplicando el mismo marco jurídico sin detenerse a revisar cuánto tiempo lleva sin actualizarse, si su contenido todavía es aplicable, si es mejorable, en fin.


Por ello, es importante mantener actualizado el marco jurídico por las siguientes razones:


  1. Protección de los derechos y libertades: Un marco jurídico actualizado garantiza la protección de los derechos y libertades de los ciudadanos y las empresas. Las leyes y regulaciones son el medio a través del cual se protegen y se garantizan los derechos y libertades de los individuos, y si estas no se mantienen actualizadas, puede haber lagunas en la protección que pueden ser explotadas o ignoradas.

  2. Fomento de la inversión y el desarrollo económico: Un marco jurídico actualizado puede ser un factor clave en el fomento de la inversión y el desarrollo económico en el municipio. Las empresas necesitan saber qué leyes y regulaciones deben cumplir para operar en el municipio, y un marco jurídico actualizado y claro puede proporcionarles la seguridad y la confianza necesarias para invertir y expandirse.

  3. Mejora de la eficiencia y eficacia del gobierno: Un marco jurídico actualizado también puede mejorar la eficiencia y eficacia del gobierno local en la gestión de los asuntos públicos. Las leyes y regulaciones actualizadas y claras permiten una mayor transparencia y rendición de cuentas, lo que a su vez puede mejorar la eficiencia y eficacia en la prestación de servicios públicos.

  4. Promoción de la seguridad y la protección del medio ambiente: Un marco jurídico actualizado también puede promover la seguridad y la protección del medio ambiente. Las leyes y regulaciones actualizadas y claras pueden establecer estándares claros para la protección del medio ambiente y la seguridad de los ciudadanos y las empresas.


La actualización del marco jurídico no es una tarea sencilla, pero entre más nos tardemos en iniciar, los costos se irán elevando tanto para la propia administración como para los ciudadanos y las empresas.

Bajo algunas circunstancias, tal vez lo mejor sea partir de una solución base cero. En donde se derogue todo el marco regulatorio vigente y se parta de cero para el diseño de la nueva regulación, la cual deberá corresponder con los criterios de eficacia, calidad y eficiencia y con la situación actual tanto de la materia a regular como de las condiciones del municipio para aplicarla.


Otra manera, sería empezar por paquetes o materias relacionadas, desarrollo económico. seguridad, entre otros. Nuestra recomendación es que el mismo equipo revise la regulación de todo el paquete o la materia, lo cual permitirá su especialización, evitar duplicidades, redundancias y, por el contrario, facilite compactar y simplificar lo más posible y por consiguiente hacer más eficiente el trabajo.


Si necesitas ayuda para llevar a cabo la actualización de tu regulación, no dudes en contactarnos.


Comentarios


bottom of page