top of page
  • Foto del escritorEquipo eReform Consulting

Mejores Prácticas en la Gestión Regulatoria: Optimizando la Eficiencia y la Transparencia


Introducción:

En el ámbito gubernamental, la gestión regulatoria juega un papel fundamental en la creación de un entorno favorable para el desarrollo económico y social. Una regulación efectiva y eficiente no solo beneficia a los ciudadanos y a las empresas, sino que también mejora la calidad de los servicios públicos. En este artículo, exploraremos algunas de las mejores prácticas en la gestión regulatoria gubernamental que pueden ayudar a las entidades del sector público a optimizar su desempeño y brindar un mayor valor a la sociedad.


En esta entrada del blog, enunciaremos algunas de las mejores prácticas en la gestión regulatoria y la herramienta de mejora regulatoria asociada que puede ayudar a su cumplimiento.


1. Implementación de herramientas tecnológicas:

En la era digital, las entidades gubernamentales pueden aprovechar las herramientas tecnológicas para agilizar sus procesos regulatorios. Esto incluye la implementación de sistemas electrónicos para la presentación y seguimiento de trámites, el uso de bases de datos centralizadas para facilitar el acceso a la información y el empleo de inteligencia artificial para automatizar tareas repetitivas. Al utilizar estas tecnologías, las entidades gubernamentales pueden reducir los tiempos de respuesta, minimizar errores y mejorar la experiencia de los ciudadanos y las empresas que interactúan con ellas. Sin embargo,

es importante recordar algo en lo que hemos insistido, antes de digitalizar se debe mejorar sino solo digitalizaremos procesos ineficientes y el posible impacto positivo de la digitalización será muy limitado. Para aterrizar está practica de pueden implementar Ventanillas Únicas digitales o Portales en Línea para la gestión de trámites y servicios.


2. Promoción de la participación ciudadana:

La participación ciudadana en la elaboración de regulaciones es esencial para garantizar que las políticas sean inclusivas y reflejen las necesidades y preocupaciones de la sociedad. Las entidades gubernamentales pueden establecer mecanismos formales e informales para fomentar la participación ciudadana en el proceso regulatorio. Esto puede incluir la realización de consultas públicas, la creación de comités asesores con representantes de la sociedad civil y la utilización de plataformas en línea para recopilar opiniones y comentarios. La participación ciudadana fortalece la legitimidad de las regulaciones y contribuye a su aceptación y cumplimiento. Una herramienta para concretar esta práctica es la implementación del Análisis de Impacto regulatorio, la cual no sólo promueve la participación ciudadana sino también presenta los posibles impactos de la regulación y promueve la transparencia y rendición de cuentas gubernamental.


3. Adopción de enfoques basados en el riesgo:

La gestión regulatoria basada en el riesgo implica enfocar los recursos y la supervisión en aquellos sectores y actividades que representan un mayor riesgo para la sociedad. En lugar de aplicar regulaciones genéricas y uniformes, las entidades gubernamentales pueden utilizar análisis de riesgo para identificar áreas prioritarias y establecer medidas proporcionales y eficientes. Esto ayuda a optimizar el uso de los recursos disponibles y evita la imposición de cargas innecesarias a las empresas y los ciudadanos que operan en sectores de bajo riesgo. El ejemplo más conocido de esta práctica es México es la implementación del Sistema de Apertura Rápida de Empresas, el cual busca simplificar y facilitar la apertura de empresas de bajo riesgo para liberar recursos para atención de los negocios de mayor riesgo para la salud y la seguridad de las personas.


4. Mejora de la transparencia y la comunicación:

La transparencia y la comunicación efectiva son elementos clave en la gestión regulatoria gubernamental. Las entidades gubernamentales deben proporcionar información clara y accesible sobre las regulaciones y los trámites, así como los requisitos y los plazos involucrados. Además, es importante establecer canales de comunicación efectivos para recibir consultas, brindar orientación y resolver problemas. La transparencia y la comunicación abierta contribuyen a generar confianza en el proceso regulatorio y a facilitar el cumplimiento por parte de los actores involucrados. En este apartado, destaca la elaboración de un buen Registro de Trámites y Servicios. Aquí es importante destacar que lo valioso del registro es la calidad de la información que contiene. De nada sirve que hagamos público algo que no está vigente o está incompleto.


Esperamos que estas reflexiones te ayuden a aplicar algunas de las mejores las mejores prácticas de gestión regulatoria y recordarte que estamos a tus órdenes para apoyarte en el diseño e implementación de alguna de las herramientas de mejora regulatoria que las concretan.


30 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page