top of page
  • Foto del escritorEquipo eReform Consulting

Tendencias y Desafíos de la Generación de Datos: Hacia una Sociedad Basada en la Información.


En México, la generación de datos ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos años. Existen diversas fuentes de datos, tanto gubernamentales como privadas, que abarcan áreas como demografía, salud, educación, economía, seguridad, medio ambiente, entre otros.


El gobierno mexicano ha impulsado iniciativas para promover la apertura y el acceso a los datos públicos. Desde 2013, se implementó la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, que establece la obligación de las instituciones públicas de proporcionar información a la ciudadanía. Además, se creó el Portal de Datos Abiertos del Gobierno de México, donde se pueden encontrar conjuntos de datos de diversas instituciones y dependencias gubernamentales.


Sin embargo, persisten desafíos en cuanto a la calidad, disponibilidad y acceso a los datos en México. Algunas limitaciones incluyen la falta de estandarización en la recopilación de datos, la falta de interoperabilidad entre sistemas, la subutilización de datos existentes y la falta de coordinación entre instituciones para compartir información. En el orden estatal y municipal, la situación es mucho más precaria, hay un rezago importante, no existe una cultura de generación de datos y, pareciera, que ni siquiera interés por avanzar.


En el ámbito privado, también se están generando grandes cantidades de datos a través de transacciones comerciales, redes sociales, dispositivos móviles, sensores, entre otros. Esto ha creado oportunidades para el desarrollo de análisis de datos y aplicaciones innovadoras.


Es importante destacar que el uso y la generación de datos también plantean desafíos en términos de protección de la privacidad y seguridad de la información. La regulación y las políticas relacionadas con la protección de datos personales están en constante evolución en México, y se han implementado medidas como la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares.


Contar con una política de datos es fundamental en el diseño de políticas públicas, por varias razones:


  1. Toma de decisiones informadas: Una política de datos permite recopilar, analizar y utilizar información relevante y precisa para respaldar la toma de decisiones basada en evidencia. Los datos pueden proporcionar información detallada sobre los problemas y desafíos que enfrenta la sociedad, así como sobre el impacto de las políticas implementadas.

  2. Identificación de problemas y necesidades: Los datos recopilados de manera sistemática y estructurada pueden ayudar a identificar problemas, necesidades y brechas en diferentes áreas de la sociedad. Esto permite a los responsables de la formulación de políticas comprender mejor los desafíos existentes y desarrollar soluciones adecuadas y orientadas.

  3. Evaluación de políticas: Una política de datos facilita la evaluación de las políticas implementadas. Al recopilar datos relevantes antes, durante y después de la implementación de una política, es posible analizar su efectividad, identificar áreas de mejora y realizar ajustes en tiempo real.

  4. Transparencia y rendición de cuentas: Una política de datos promueve la transparencia al proporcionar información accesible y comprensible sobre las políticas públicas. Esto permite a los ciudadanos, investigadores y otras partes interesadas evaluar y comprender el proceso de toma de decisiones, así como el impacto de las políticas implementadas. Además, facilita la rendición de cuentas al permitir que los responsables de la formulación de políticas sean responsables de los resultados y las acciones tomadas.

  5. Innovación y desarrollo: Los datos son un recurso valioso para la innovación y el desarrollo de nuevas soluciones. Una política de datos puede fomentar la colaboración entre diferentes sectores y actores, como el sector público, el privado y la sociedad civil, para utilizar los datos de manera creativa y encontrar nuevas formas de abordar los desafíos sociales.


Los primeros pasos para implementar una política de datos son los siguientes:


  1. Definir los objetivos: Es importante establecer claramente los objetivos que se desean lograr con la política de datos. Esto puede incluir mejorar la toma de decisiones basada en evidencia, promover la transparencia, fortalecer la rendición de cuentas, impulsar la innovación, entre otros. Estos objetivos deben ser específicos, medibles y realistas.

  2. Evaluar el marco legal y regulatorio existente: Es necesario revisar las leyes y regulaciones vigentes relacionadas con la recopilación, uso y protección de datos. Esto permite identificar las limitaciones y requisitos legales que deben tenerse en cuenta al diseñar la política de datos.

  3. Identificar las fuentes de datos relevantes: Se debe determinar qué fuentes de datos son necesarias para respaldar los objetivos de la política. Pueden incluir bases de datos gubernamentales, encuestas, registros administrativos u otras fuentes externas. Es importante considerar la calidad, disponibilidad y accesibilidad de los datos.

  4. Establecer mecanismos de recolección y almacenamiento de datos: Se deben definir los métodos y protocolos para recopilar y almacenar los datos de manera segura y confiable. Esto puede implicar el diseño de formularios, la implementación de sistemas de información o la utilización de tecnologías de recolección de datos.

  5. Definir los criterios de acceso y uso de los datos: Es necesario establecer criterios claros sobre quién tiene acceso a los datos, cómo se pueden utilizar y con qué fines. Esto incluye garantizar la privacidad y confidencialidad de los datos, así como establecer políticas de uso ético de la información.

  6. Desarrollar capacidades y recursos: Es importante contar con personal capacitado y recursos suficientes para implementar y gestionar la política de datos. Esto puede requerir capacitación en análisis de datos, gestión de bases de datos, seguridad de la información, entre otros aspectos relevantes.

  7. Comunicar y sensibilizar: Es fundamental comunicar y sensibilizar a los actores clave, tanto internos como externos, sobre la importancia de la política de datos y los beneficios que puede proporcionar. Esto incluye a los responsables de la formulación de políticas, a los usuarios de los datos y a la sociedad en general.

  8. Monitorear y evaluar: Una vez implementada la política de datos, es necesario establecer mecanismos de monitoreo y evaluación para verificar su efectividad y realizar ajustes si es necesario. Esto implica medir el progreso hacia los objetivos establecidos y recopilar retroalimentación de los usuarios de los datos y otras partes interesadas.


Estos pasos iniciales proporcionan una base sólida para implementar una política de datos eficaz. Sin embargo, cada contexto puede presentar particularidades adicionales que deben ser consideradas y adaptadas en el proceso de implementación.

12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page